MMMM

→poesia_lamordedurablanca.htmlpoesia_lamordedurablanca.htmlshapeimage_1_link_0
←poesia_elojodenewton.htmlpoesia_elojodenewton.htmlshapeimage_2_link_0

2/5

⊙inicio.htmlinicio.htmlshapeimage_3_link_0

La primera vez que conté los números, estaban todos.

Introduce un pie en el laberinto

y deja que te sigan los brazos soñadores,

desata tu tormenta

y no acudas al reclamo de los ecos

que formarán el barro.

El dolor se memoriza y diluye

en los apartados pliegues del fondo de la cabeza,

se almacena con perversión en esa fronda de helados nenúfares,

se cauteriza y contempla, incesto de sí mismo.

Se escucha el sonido del acecho

en el paraíso de los túneles.

Desplegó el mantel y dispuso doce platos,

doce copas de vino, doce tenedores, doce cuchillos...

y se sentó a esperar, de espaldas a la mesa,

la llegada de sus invitados,

e imaginó:

once troncos erectos sobre once sillas,

y sus once cabezas servidas ante sus once platos,

y pensó:

“Es una imagen justa.

La boca que alimenta el propio oído,

los ojos que buscan su propio reflejo...

justo es que estas cabezas cubran los platos

de esta cena no compartida”.

¿Vuelve el amor?

Sí, desde aquí podéis ver la caída del humo,

la segunda vez.

↵poesia.htmlpoesia.htmlshapeimage_4_link_0