↵prologos.htmlprologos.htmlshapeimage_1_link_0

¿Existe eso que llamamos el Pasado?  ¿No es lo que pensamos del Pasado, eso que a menudo amamos de forma tan apasionada, una mera creación de nuestra necesidad? Violet Paget se preguntaba si la psicología terminaría por descubrir un día que ese  placentero “estado de nervios”, igual al que producen la música o la arquitectura, no es en realidad sino un producto humano, una ficción que hemos dado en llamar Pasado, “¿el Pasado que nunca ha sido el Presente?”

Si existe un rasgo permanente en la vida y la obra de Violet Paget , conocida en el mundo literario como Vernon Lee, es sin duda esa profunda fascinación por el pasado y esa última pregunta en la que parecía interrogar a su vida entera. Porque vivir por y para el Pasado, como ella de algún modo hizo, es una elección vital que afecta a todos los órdenes de la existencia. O quizá fuera esa existencia, marcada a fuego desde la infancia, la que determinara esa elección.

¿Pero es realmente posible habitar en el Pasado? Vernon Lee nos enseña que ese legado del pasado que ella reinterpreta -al que otorga voces, aromas, luces y sombras- no es sino eterno presente, una ejercicio de actualización que le permite interrogarse sobre la naturaleza del tiempo. Y, el tiempo, no depende aquí de relojes ni calendarios, es una realidad mucho más compleja y profunda. [...]

←prologos_laspalmerassalvajes.htmlprologos_laspalmerassalvajes.htmlshapeimage_2_link_0
→prologos_elhombrejazmin.htmlprologos_elhombrejazmin.htmlshapeimage_3_link_0

2/4

⊙inicio.htmlinicio.htmlshapeimage_4_link_0